El buen humor y bienestar que nos generan las vacaciones de verano, se transforman en tristeza o depresión post-vacacional, cuando éstas van llegando a su fin. Esto se debe, generalmente, a que pensamos que se acaba lo bueno y empiezan de nuevo las obligaciones.

Además, los días se van acortando cada vez más, el tiempo también va refrescando,… Hay más tráfico, los niños van a empezar los colegios, hay que madrugar,….

Es decir, todo aquello que asociamos al bienestar de las vacaciones se va modificando. Y tenemos la sensación de que lo que está por venir es menos divertido y menos relajante.

Pero en realidad, no tiene porqué ser así…

Pensemos a qué asociamos el bienestar y el buen humor de las vacaciones:

-a la libertad de poder hacer lo que nos gusta

-el cuidar de nuestro cuerpo

-estar más relajados

-relacionarnos más con familia y amigos

-conocer sitios interesantes

Podríamos decir resumiendo, que nuestra mente está más calmada, nuestro cuerpo se siente mejor, y hacemos más cosas que nos gustan.

¿Podemos prolongar el buen humor y el bienestar?

Sí podemos. Siempre que tengamos en cuenta que somos cuerpo, mente, emociones y conciencia. Y que todo ello está conectado para formar la persona que cada uno somos.

Aquietar nuestra mente, cuidar nuestro cuerpo, saber gestionar nuestras emociones, y estar alineados con nuestro objetivo primordial es lo que nos va a llevar a un estado de equilibrio y a un mayor bienestar.

Conseguirlo parece una meta inalcanzable, pero es más sencillo de lo que puede parecer a simple vista. Existen hoy muchas técnicas sencillas y validadas científicamente, cuya práctica contribuye a que vivamos una vida más plena todo el año, ¡no sólo en vacaciones!

Los consejos del hombre más feliz del mundo

Matthew Ricard es un monje budista francés, doctorado en Biología Molecular. Participa activamente en estudios científicos, encuentros y colaboraciones entre científicos, estudiantes del budismo, y meditadores.

Matthieu Ricard fue nombrado «el hombre más feliz del mundo» tras participar en un estudio científico en el que se midió la actividad de su  corteza pre-frontal. Ricard logró el más alto nivel de actividad en la corteza cerebral pre-frontal izquierda, lo que se asocia a las emociones positivas. Sus resultados quedaban completamente fuera de la escala utilizada. Un nivel que nunca se había registrado en otro ser humano.

Según Matthew Ricard, se necesitan sólo 15 minutos diarios de meditación para alejar los pensamientos negativos. Al meditar podemos centrar nuestra atención en la respiración, y así conseguimos llevar a nuestra mente a un estado de calma.

También sugiere que la benevolencia, la atención, el equilibrio emocional y la resiliencia son habilidades que forman la felicidad, y se pueden entrenar. Como dijo en una entrevista «la felicidad puede ser entrenada».

quienes-somos-cuerpo

Estar todo el año de buen humor

El psiquiatra francés Michel Lejoyeux autor del libro «Todo el año de buen humor», explica que el buen humor depende sobre todo de nuestros hábitos. Por eso, entrenando nuestras emociones, mejoramos nuestro estado de ánimo.

Como dice este autor, «el buen humor está al alcance de todos».

Pautas de entrenamiento para una vida más plena

Según mi propia experiencia personal, y con las personas que acuden a mi consulta y a los cursos y talleres que impartimos en Espacio Conciencia 8, tengo claro que es posible alcanzar un buen nivel de buen humor y bienestar, también cuando no estamos de vacaciones.

Las técnicas que más utilizo personalmente se basan en la práctica de mindfulness y meditación, con lo que podemos trabajar tanto la mente, como el cuerpo, las emociones, y la conciencia de quienes somos y de cual es nuestro propósito en la vida.

Pero también, en el conocimiento de que todo es energía, de que todo está conectado, y de la importancia de vivir en el aquí y el ahora. Esto genera un estado de coherencia entre las sensaciones mentales, corporales y emocionales. Porque la representación del presente es el «yo». Tú eres el momento presente.

Cómo vivir el momento presente

La vida sólo sucede en el instante presente. Presente significa «regalo». Por eso, vivir el presente significa disfrutar de cada momento de nuestra vida, de manera consciente, sin juzgarlo.

La herramienta más sencilla de que disponemos para llevar nuestra mente y nuestro cuerpo al momento presente, y así a un estado de calma desde el que poder alcanzar el equilibrio y el bienestar, es la respiración.

Te propongo aquí:
3 EJERCICIOS SENCILLOS DE RESPIRACIÓN QUE TE PROPORCIONAN UN BIENESTAR INMEDIATO

 

Esto es sólo el principio, pero la idea es entrenar para alcanzar el equilibrio y el bienestar que te permitan vivir una vida en plenitud. Porque sólo practicando conseguiremos incorporar nuevos hábitos que nos llevarán a alcanzar este objetivo:

 

prolongar el buen humor y el bienestar de las vacaciones

 

Aquí puedes ver: ACTIVIDADES PARA EL BIENESTAR