«Si la gratitud fuera un medicamento, sería el producto más vendido en el mundo que serviría para el mantenimiento del órgano principal en cada sistema»

Dr. P. Murali Doraiswamy

Lo que dice la ciencia

Son muchas las investigaciones que han demostrado los beneficios de la gratitud para la salud:

-La gratitud mejora la salud física ya que reduce el sentimiento del dolor. También reduce la inflamación y el azúcar en la sangre, mejora la función inmune, la presión arterial y la salud cardíaca.
-Ser agradecido se ha visto que tiene efectos beneficiosos sobre el estrés, incrementando la felicidad y la satisfacción.
-Además, el agradecimiento aumenta la resiliencia emocional, que a su vez también ayuda a reducir el estrés y la ansiedad
-Se ha visto que tiene un efecto positivo sobre la liberación de reguladores químicos del estado de ánimo como la serotonina, la dopamina, la norepinefrina y la oxitocina. Y por otro lado, inhibe la producción del cortisol, que es la hormona del estrés.
-También puede mejorar el sueño, incidiendo positivamente sobre la salud física y mental.

La gratitud por tanto, no sólo beneficia a la salud física, sino también a la salud psicoemocional

Según un artículo de Harvard Mental Health Letter,

“la gratitud está íntimamente relacionada con la felicidad. Quienes son agradecidos experimentan sentimientos más positivos, disfrutan de los buenos momentos, tienen mejor salud…”

Incluso hay estudios que demuestran que la gratitud puede cambiar la estructura molecular del cerebro. Es el caso de las investigaciones realizadas por el MARC (Mindfulness Awareness Research Center). Según este Centro de Investigación para el conocimiento del Mindfulness, la gratitud mantiene la materia gris funcionando y nos hace más saludables y felices.

A Robert A. Emmons, autor de «El pequeño libro de la gratitud. El Camino Más Corto Para Ser Feliz Y Disfrutar De La Vida» se le considera el mayor experto científico mundial en gratitud. Según Emmons, la gratitud significa,

“Afirmar lo bueno y reconocer sus fuentes. Entender que la vida no me debe nada y que todo lo bueno que tengo es un regalo. Comprender que nada se puede dar por hecho”

Gratitud

Lo que dicen las filosofías orientales

Pero no solamente aparecen los beneficios del agradecimiento en las publicaciones científicas. También en las antiguas enseñanzas de Oriente, gratitud y salud aparecen asociados con mucha frecuencia.

Por ejemplo, en las enseñanzas de Reiki, una terapia energética japonesa muy introducida ya en Occidente, se habla de los 5 Principios de Reiki. Uno de estos 5 principios dice «Sólo por hoy sé agradecido».

Mikao Usui, creador de Reiki, decía que hay que meditar cada mañana sobre los 5 principios. De esta manera puedes evitar enfermedades y desequilibrios energéticos.

A lo largo de la historia, son muchos los personajes famosos que han escrito o comentado sobre los beneficios de la gratitud:

“La raíz de todo bien reposa en la tierra de la gratitud.” Dalai Lama

“Tal vez la gratitud no sea la virtud más importante, pero sí es la madre de todas las demás” Cicerón

«El agradecimiento es la memoria del corazón» Lao-Tsé

«El agradecimiento es la parte principal de un hombre de bien» Francisco de Quevedo

Lo más importante es la experimentación personal

Como siempre digo, aparte de lo que nos puedan indicar los estudios científicos o los libros, lo que realmente nos va a dar la prueba es la propia experiencia.

Como dice la ley universal de la correspondencia o del karma, «recibes lo que das». Por lo tanto, si todos los días agradeces lo que tienes, ten por seguro que recibirás más cosas que agradecer.

Hay muchas cosas que agradecer: tu casa, tu familia, el poder disfrutar de un día de relax. Agradece todas las situaciones de tu vida de las que puedes aprender. Agradece al planeta, el permitirnos seguir viviendo aquí, a pesar de lo mal que lo tratamos…

Si quieres sentirte más feliz y más pleno, agradece al menos 3 cosas cada día.

¡Hazlo nada más despertarte y pasa un gran día!