Los últimos acontecimientos ocurridos en el mundo han hecho que muchas personas se estén planteando modificar sus hábitos de vida y sus costumbres.

El estilo de vida separatista de las ciudades ya no es una opción válida para muchos. Y este tiempo de confinamiento ha dado para pensar mucho en ello…

La convivencia frente a la separación

Convivencia es, ante todo, compartir, participar en la vida ajena y hacer participar al otro en la propia. Enrique Rojas

Particularmente, llevo bastante tiempo sintiendo la necesidad de vivir más en contacto con la naturaleza. Es decir, queriendo ir a vivir al campo. Últimamente además, la idea que ha ido tomando forma ha sido no sólo la del lugar, sino también la del modelo de convivencia. Me refiero a que no se trata sólo de vivir rodeada de naturaleza. Se trata también de vivir de manera auto sostenible, y en comunidad.

Esto me ha llevado a investigar sobre nuevos modelos de vida, y para mi sorpresa he visto que hay en este momento un gran número de personas que se están agrupando para formar lo que se ha venido en llamar «Cohousing», «Covivienda» o «Vivienda colaborativa». En otros casos, también «Ecoaldeas». Quizás no es exactamente lo mismo, pero tienen muchos puntos comunes. Lo más importante, es que el modelo de convivencia es una forma de vida colaborativa, que tiene en cuenta las necesidades individuales y las colectivas. Por eso, el fundamento del «Cohousing» es una forma de vida en la que un grupo de personas con unos valores comunes, se organiza para vivir en viviendas particulares con espacios y servicios comunes.

vida colaborativa

Forma de vida colaborativa

La creación de una comunidad con una forma de vida colaborativa y auto sostenible se fundamenta en la cooperación de sus miembros, que ponen sus talentos y habilidades al servicio del bien común. Es una filosofía de vida basada en la solidaridad, la sostenibilidad y la autogestión.

El aspecto principal de una forma de vida colaborativa es que se centra en las personas. En cómo y dónde quieren convivir, y qué tipo de actividades colaborativas quieren llevar a cabo. Es un modelo de vida que fomenta la socialización y la cooperación entre los miembros de la comunidad, sin menospreciar la individualidad. Por eso, la participación es un tema principal. Es decir, que las personas que conforman la comunidad participan en la toma de decisiones clave, que se realiza por consenso.

Y otro punto esencial es también la ecología, el respeto por la salud de las personas y del medio ambiente. Por ejemplo, para la construcción de las viviendas se tienen en cuenta criterios de sostenibilidad, eficiencia energética, bioconstrucción, y materiales naturales que no dejen mucha huella. También se contempla la posibilidad de auto producción y auto abastecimiento de alimentos y otros productos, como la energía, siempre de fuentes renovables.

vida colaborativa

La organización de un proyecto de vida colaborativo

Lo más habitual es que este tipo de viviendas colaborativas se organicen en forma de cooperativa. De forma que se ocupa no sólo de la construcción, sino también de la gestión. Suele ser una cooperativa en cesión de uso, uno de cuyos objetivos es luchar contra la especulación.

Con un sistema de gestión como éste, las viviendas son de uso privado, pero pertenecen a la cooperativa. El usuario tiene el derecho de uso por tiempo indefinido. De esta forma, no se pueden vender, alquilar o escriturar a nombre de las personas que viven en ellas, pero sí son transmisibles por herencia.

Todos los gastos los asume la cooperativa con las aportaciones de los miembros de la misma. Si es necesario, la cooperativa puede recurrir a un préstamo o una hipoteca. En este caso, los socios aportarían una cuota mensual para el pago de la hipoteca. Además, los miembros de la comunidad se hacen cargo también de una cuota para gastos de mantenimiento y servicios comunes. En este tipo de cooperativas en cesión de uso, si una persona deja de vivir en la comunidad, puede recuperar la aportación que haya realizado.

Ventajas económicas

Es un sistema que presenta ventajas económicas respecto al modelo habitual de adquisición de vivienda, ya que no hay intermediarios que obtienen beneficios, ni posibilidad especulativa.

Por otro lado, también existe un ahorro por la centralización en préstamos o hipotecas, y también en otros aspectos como son los suministros de energía, servicios, etc. Por último, a medio y largo plazo también se produce ahorro gracias a ser viviendas construidas con criterios de eficiencia energética,  con más aislamiento térmico, uso de energías renovables, etc.

En España, la cesión de uso es una forma de acceso a la vivienda recogida en la Ley de Cooperativas y en diversas leyes autonómicas.

Para quién es la forma de vida colaborativa

Este es un modelo válido para aquellas personas que lo encuadran dentro de un proyecto de vida, y de crecimiento personal.

Estas comunidades empezaron en algunos países de Europa del Norte y de Estados Unidos allá por los años 60. Surgieron para dar respuesta a una necesidad de muchas personas, que es el deseo de vivir en una comunidad, que apoya y facilita la colaboración, a la vez que la independencia de sus miembros.

vida colaborativa

En este tipo de comunidades existe una cultura de la colaboración, en la que cada una de las personas que conviven pone sus conocimientos y habilidades al servicio de los demás.

Actualmente hay muchas comunidades de este tipo también en España, en funcionamiento y en desarrollo, y han surgido también asociaciones que apoyan y asesoran en los comienzos y durante todo el proceso de puesta en marcha de la comunidad.

 

Si estás interesado en formar parte de una comunidad de forma de vida colaborativa, puedes ponerte en contacto con nosotros en

info@concienciaocho.com